Galería

Por Viridiana Lazarini

Si habría que describir con una sola palabra el concierto que ofreció Zola Jesus el 14 de septiembre en El Plaza, la más acertada sería “íntimo”.

Más allá de que este foro de conciertos se presta para que los artistas estén más cerca de su público, la cantante estadounidense tiene una forma de cantar tan sutil que incluso proyecta su honestidad como músico y las barreras entre el público y el escenario se desploman.

Incluso su escenario minimalista (en el que sólo había una batería, sintetizadores y teclados, alejado de la parafernalia) combinados con la iluminación que le daba un toque místico al show, provocaron que los asistentes se concentraran en las melodías y potente voz de la música de Zola Jesus.

Para quienes no la habían visto en vivo resultó una grata sorpresa escucharla cantar temas como “Avalanche”, Stridilum”, “Collapse”, “Trust Me”, “Shivers”, entre otros. En cada una de las canciones Zola Jesus entonaba a la perfección las notas, que además alcanzaba tonos altos que hacían que sus interpretaciones te provocaran altibajos.

También es de resaltar que en su show sólo la  acompañan una violinista, un músico en los sintetizadores y otro en las percusiones; por lo que no hay estridentes guitarras ni un bajo, pero justamente esto es lo que le da ese toque especial.

Y justamente para hacer más especial este show, Zola Jesus decidió tener un acercamiento real con el público cuando sorpresivamente bajó del escenario y sin ningún tipo de timidez recorrió la zona general. Sin duda, el momento clímax de su presentación.

A partir de ese momento, las emociones se fueron hacia arriba y para cuando llegó el momento de que tocara sus últimas canciones, “Night”, “Ixode” y “Vessel”, el público estaba en total sintonía con el momento musical.

Incluso fue tal el grato momento que estaba teniendo Zola Jesus sobre el escenario de El Plaza, que decidió agregar una canción más a su setlist para despedirse con “Poor Sons”, tema de su disco debut The Spoils.