Galería

Por Alejandro Ramírez
Una excelente entrada la noche del 14 de marzo en el Plaza Condesa, el regreso de The Sisters of Mercy a nuestro país hizo que las hordas de fans llegaran desde temprano al inmueble, el whisky afinaba las gargantas, la plática opacaba el silencio. Uno a uno fueron saliendo los integrantes de esta agrupación, luces moradas iluminaron el escenario, el humo se esparcía como bruma, “Kiss the Carpet” fue el primer esbozo melódico para encender el ánimo de los fans presentes, la larga espera al fin había terminado.

La presencia y voz de Andrew Eldritch cautivaron con “Ribbons” y “Detonation boulevard”, las atmósferas sonoras y los acordes subían de intensidad con “Marian” y “Amphetamine Logic”, la guitarra con reverb característica del sonido gótico, las secuencias de batería y en ánimo a tope hacían que el inmueble se llenara de vida.

Desde la barricada hasta la consola, el público no dejaba de gritar, brindar y celebrar las notas de sus canciones preferidas: “Arms” y en especial “Dominion/Mother Rusia” y su coro: “Some day, some day, some day, dominion, come a time...vsome say prayers, I say mine” hicieron que las voces se unieran, que la euforia no cediera.

“This corrosión” fue una de las canciones más coreadas de la noche, “Alice”, “Anaconda” “No time to cry”, canción tras canción seguían las emociones, Andrew se dio tiempo para agradecer la presencia de los fans y decir “be careful what you wish for” y seguir con “Snub nose”, “More” y “Flood II”.

Después de la primera salida en falso, la banda regresó al escenario para interpretar “Something Fast” y la aclamada “Lucretia my reflection”. Aplausos, vasos en el aire brindando por una noche memorable, que siguió con “Rain from Heaven”, “Vision Thing” y el gran final con “Temple of Love”. Una noche inolvidable para los fans de esta agrupación, una fecha más que El Plaza Condesa luce lleno de vida y música.