Galería

Por: Sol Burgos
Celebrando sus primeros 25 años de carrera, Tereza Salgueiro se presentó la noche del sábado en El Plaza Condesa con un misterioso y dramático recital lleno de luces tenues y entradas teatrales a la luz que iluminaba el micrófono de esta hermosa mujer.

17 temas se escucharon en esta noche; cortes que conforman su último disco "O Mistério" interpretados por una guitarra, un cello, un acordeón y una batería que acompañaban las letras de la autoría de Tereza, quien nos llevó a un viaje interior para comprender los misterios de la vida, la fragilidad y esperanza de la misma.

Esa mujer sobre el escenario, enfundada en un vestido negro y portando toda la elegancia que la caracteriza, nos dejaba ver justo debajo de su fleco azabache unos ojos conmovidos por el cariño de su público que se desvivía por gritarle frases en portugués para conectar con su ídola en agradecimiento al calor que les provocó en sus corazones escuchar en vivo canciones como "A Batalha", "O Mistério", "A Estrada", "Ando entre portas", "Senhora do tempo", entre otras.

Una hora y media de discretos toques de tango gracias al acordeón de Carisa Marcelino acompañada de André Filipe Santos, Oscar Torres y Rui Lobato se fue como agua en medio de elegantes movimientos de manos de la originaria de dicha ciudad quien nos regaló no una, sino dos interpretaciones de "Lisboa", la ventana del mar, como Tereza Salgueiro la llama.

En medio de muchos agradecimientos, Tereza Salgueiro regresó al escenario más veces que nadie en la vida de El Plaza Condesa, su público se desvivió con ella, y la tuvo que dejar partir con una promesa de verla pronto por nuestras tierras, porque vale la pena atravesar todo el océano por noches como ésta.