Galería

Por José Hipólito
Rosana ha guiado a una generación a través del enamoramiento, del desencanto, de la esperanza a la nostalgia y de le ha hecho ver la fuerza de un futuro incierto. Se ha convertido en una fuerza que emana del corazón de cada uno de sus fans, quienes son reflejo de sus sentires y sus canciones. Rosana es espejo que refleja la emoción anidada en los ojos de cada uno de sus seguidores.

En El Plaza Condesa se podía sentir ya la emoción de los fans que esperaban que dieran las 21:00 horas para que la española hiciera con ellos lo que le viniese en gana. Muy puntuales, los músicos de Rosana hicieron acto de presencia y apenas unos segundos después entró la mujer que se llevó la noche. “Mi trozo de cielo” fue el primer tema que prendió de inmediato para dar paso a “Sólo veo lo que siento”.

El público ya se había entregado, era un hecho, a tal grado que Rosana se dio el lujo de armar un pequeño juego para aquellos impuntuales que aún no llegaban al concierto. Siguieron “Con el día tonto”. Después de esta canción, Rosana se despidió de su público, mientras los retrasados trataban de entender qué es lo que había pasado.

Después de ser reclamada a punta de gritos y aplausos (para seguir con la broma), Rosana regresó al escenario para llenarlo de su voz única en “Tu cruz por la cara”, “Yo no te dejo marchar” y “Aquel corazón”. En una pausa, mientras Rosana presumía a su más grande fan y se refrescaba, una persona del público le pidió que contara un chiste y la cantautora regaló a los asistentes con un “documental, más que un chiste” de un osito polar.

La noche siguió con los excelentes coros de su público acompañándola en “Aquel corazón”, “Soñaré” y “Como un guante”. Rosana daba salida a los éxitos más nuevos de su último disco, mientras iba llegando el momento de los temas que se han convertido en clásicos para sus seguidores, temas que han templado la experiencias de vida de sus fans.

Fue entonces que cantó uno de los éxitos más grandes de su carrera, después de explicar algunos pormenores a su amado público para que hicieran los coros de forma correcta. “Si tú no estás” se convirtió en uno de los catalizadores de la noche, que estuvo llena de lunas, lunas enteras, rotas, imperfectas, suaves, llenas.

“Para nada”, “Hoy” y “Te debo este sueño” sirvieron a de antesala para el gran golpe que terminaría de abrir de par en par los corazones y el alma de todos los que se congregaron en El Plaza Condesa para rendir culto a esa diosa en que se convierte Rosana cada vez que pisa un escenario.

Nadie resistió el embate y la salida de las lágrimas con la canción que Rosana dedicó a “todos aquellos que la han pasado, la están pasando y siempre la han pasado realmente mal”, con este epílogo entregó “Llegaremos a tiempo”, que se convirtió en lágrimas, dolor y esperanza.

“Todo es empezar” y “Buenos días mundo” fueron los temas que comenzaron a calentar y revigorizar los corazones y las almas que habían quedado húmedas por una esperanza inasible. Así terminaba el concierto originalmente. Sin embargo, después de despedirse de su gente, Rosana volvió a ser reclamada con voces que cimbraban el aire y los asientos del lugar.

Entre aplausos y gritos, Rosana volvió al escenario para decir: “Es que ustedes no son la leche, son la ostia”, haciendo referencia a que los fans mexicanos son los que más quieren de ella y nunca se cansan. Cantó “Al filo de la madrugada” y “Sentar cabeza”. Entonces volvió a despedirse, pero ante los gritos de protesta volvió nuevamente, pero no al escenario.

Saliendo por uno de los laterales, Rosana recorrió el Plaza saludando, besando y abrazando a sus seguidores mientras cantaba un remix de “Contigo”, “El Talismán” y “A fuego lento”. Al regresar al escenario volvió a despedirse y su público no quería dejarla ir.

Más gritos, más aplausos y Rosana sorprendida volvió para cantar dos temas más “Pa’ti no estoy” y “Mis queridos desgraciados” con lo que concluyeron las casi 3 horas de concierto que Rosana entregó a su público mexicano, quien le regaló una lluvia de flores blancas que tapizaron el escenario e hicieron brotarle las lágrimas a la cantautora española.