Galería

Por Eugenia Robleda
La del jueves fue una noche llena de maravillas, no podría decir quién estaba más asombrado, si los integrantes de Radaid ante la gran respuesta del público o la gente que asistió a El Plaza Condesa al caer bajo el influjo del nuevo disco de la banda tapatía: The Willing (Parte I). Escogieron la ciudad de México para estrenar su disco porque “siempre se la pasan muy bien aquí”.

Radaid hizo honor a su nombre porque brillaron como verdaderos hijos del Sol desde que empezaron su concierto con el canto del sítar. Fue una velada especial porque tocaron cada tema de su más reciente material discográfico: “Color gris”, “The One”, “Farewell”, “Michelle”, “I Set Aside”, “Within Silence”, “Sebastian”, “Durbiyak”, ( -ZN +ZP ) y “The Willing”.

Español, inglés, alemán, francés, violín, rap, batería, sítar, campanas, guitarra, percusiones, bajo, pandero, tonos altísimos de soprano y contratenor... La música de Radaid no tiene límites, las voces de Sofía y MaryCarmen tejieron sueños frente a nosotros. Han aprovechado muy bien sus 14 años de experiencia.

Los invitados de honor fueron Camila Sodi (quien abrió el concierto con su banda Ella y el Muerto), Santiago Cumplido, Linda Blend, Eder Perales, Jorgito (de Descartes a Kant) y Bonz! (baterista de Hello Seahorse!).

También hubo oportunidad de escuchar los clásicos de la banda como “Shine” y “Nada que sea real”. Pasada la presentación de The Willing (Parte I), donde se notó un poco de nerviosismo por parte de los músicos, se relajaron y empezó la gran fiesta; todos se pusieron a bailar. Siguieron “Chez Nous” y el gran solo de violín con Emmanuel saltando al ritmo, “Cuando salga la luna” y el gran lucimiento del falsete de MaryCarmen, el cierre sublime con “La gran victoria sobre la muerte.

Salí feliz del concierto, compartiendo comentarios con los desconocidos, tarareando las melodías, con la esperanza de que esa amalgama insólita, extravagante, sui géneris, llamada “rock mexicano” aún tiene mucho que ofrecer.