Galería

Por Donají Chávez

Con el apoyo de la Fundación abc* y la Embajada de Estados Unidos, El Plaza Condesa recibió a la banda Playing For Change la noche del viernes 20 de abril; con este proyecto sonoro, conformado por músicos de diferentes nacionalidades, los Latidos del mundo resonaron más fuerte que nunca y transmitieron el poder que tiene la música de conectar a la humanidad y ser una herramienta de cambio social.   

El productor e ingeniero de sonido Mark Johnson, quien dio vida al concepto de Playing for Change y Songs Around The World fue el encargado de iniciar el concierto: “Bienvenidos. Esta noche es una celebración con música del mundo. En esta banda hay diferentes culturas pero tiene un solo corazón. Ésta es su familia de Playing for Change”.

Así, una noche cargada de energía positiva a ritmo de blues, gospel, afropop y reggae inició con “Bien Danse” y la presentación de Grandpa Elliot en el escenario con un tema de Buster Brown, “Fannie Mae”. Como parte de su puesta en escena, Grandpa, quien siempre simula ser ciego, pero en realidad no lo es, salió ante el público mexicano asistido por el vocalista Bekker y recibió una gran ovación por parte de los asistentes, quienes disfrutaron también de la voz sudafricana de Titi Tsira en “Falengue”. 

El show continuó con “Margharita”, una canción caribeña que precedió a “Try a Little Tenderness”, un tema que hizo famoso Otis Redding y con el que Playing for Change invita a todos a tratar a las mujeres con amor.

Las características voces negras y profundas del reggae y soul, a veces alegres, a veces nostálgicas, se escucharon en “Back to Your Roots”, “Games People Play” de Inner Circle, “A Change Is Gonna Come” de Sam Cooke, y “I’d Rather Go Blind” de Etta James. Del francés Pier Minetti, PFC interpretó “Let’s Don’t Worry” y Clarence Bekker contagió a todos de buen humor con su alegre baile para después dar paso al talento de Granpa en “Blind Man”.     

Como invitados especiales, los argentinos Enzo Buono y Noel Schajris se unieron a los demás músicos para cantar “Satchita”, palabra que en India significa grandeza o tesoro y que PFC musicaliza con un poco de samba para motivar a la raza humana a vivir en paz y encontrar alegrías entre tantas tristezas.

En la recta final del concierto, “La Bamba” fue el preámbulo para que adolescentes y adultos unieran sus voces con las de la banda en los temas más esperados por todos: aquél que dio vida a este gran proyecto y se ha convertido en todo un himno, “Stand by Me”, y el que recuerda el legado musical de Bob Marley y emite un mensaje de paz, “War/No More Trouble” que incluyó un fragmento de “Get Up Stand Up”.