Galería

Por Omar León

Miguel Mateos, uno de los personajes clave en el movimiento de Rock en tu Idioma que se generó en los años 80, regresó a nuestro país la noche de ayer, 3 de mayo, para demostrar que el buen rock nunca pasan de moda. El argentino llegó a El Plaza Condesa  para revivir grandes recuerdos de los fans que lo siguen desde sus inicios, así como a las nuevas generaciones que comienzan a conocer su música.

Fans de todas las edades e incluso del interior de la República Mexicana se reunieron en El Plaza Condesa, que lucio un lleno total. Padres e hijos disfrutaron de clásicos como “Llámame si me necesitas”, “Si tuviéramos alas” y “Es tan fácil romper un corazón”, entre otros.

Puntual a la cita, a las 22:00 hrs. Miguel Mateos salió al escenario y comenzó el recital. Podría decirse que fue un concierto íntimo, con una cercanía impresionante del argentino con el público y sobre todo, con una interacción que supuso una comunión.

Sin manejar un discurso complicado y levantando el estandarte de el rock en español, Miguel Mateos se entregó a los fans completamente, desnudó su corazón y transmitió alegría en el escenario con piezas arregladas especialmente para esta ocasión y manteniendo siempre una base simple que lo ha caracterizado.

“El romance con México comenzó desde mi primera visita, cuando una oficial de migración me cuestionó el por qué venía a este país, a lo que le respondí que era músico. ¿Y crees tener éxito? me dijo. No lo sé, respondí. Le firmé un disco y me dejó ir. Muchos años después, la volví a encontrar y me llevé una sorpresa cuando me mostró la carátula del disco que autografié. Ella me dijo, sabía que tendría mucho éxito, señor Mateos, bienvenido de nuevo a México”, comentó Miguel. Tras esta anécdota y dedicándole la canción a Eloísa, su oficial de migración,  se escucharon las primeras notas de “Solos en América”.

Además de los temas clásicos que sonaron mucho en la radio, hubo también un momento en el que el viaje musical fue hacia mucho tiempo atrás, para recordar a Miguel Mateos y Zaz con rolas como “No me dejes caer” y una mezcla de temas que marcaron a una generación y su forma de pensar: “Extra, extra”, “Un gato en la ciudad” y “Tira para arriba”.

Para la parte final, y con un público entregado, no podía faltar para cerrar lo que fue un himno para toda una generación de los ‘80 y del movimiento Rock en tu Idioma, Obsesión en su versión original y con algunos destellos electrónicos fue entonada por todos los fans.