Galería

Por Donají Chávez
La cantante española Luz Casal se presentó la noche del 21 de febrero en El Plaza Condesa y durante dos horas deleitó a los presentes con clásicos de su repertorio y temas incluidos en su más reciente álbum, Un ramo de rosas.

La velada inició puntual a las nueve de la noche, cuando uno a uno salieron los ochos músicos que acompañaron a Luz Casal y ésta arribó engalanada con un vestido blanco y una torera negra. Con gran sencillez y carisma, la cantante arrancó el concierto con “Mar y cielo” y “Alma mía”. “Hemos armado un repertorio que espero satisfaga a todos; vamos a intentarlo”, y así fue: Luz logró que su público, que en un principio sólo escuchaba atentamente las letras de los temas, terminara entregado a ella entre cantos, baile, piropos y aplausos.

“Cenizas”, “Con mil desengaños” e “Historia de un amor” conformaron un bloque de boleros con el que Luz hizo un homenaje a este género y a la canción latinoamericana que para ella se traduce en pasión. Después, la intérprete conquistó a los asistentes con “Entre mis recuerdos”, “No me importa nada” y “Un ramo de rosas”, descrita por ella como una historia dramática con final irónico.

La alegría y el optimismo llegaron con “Un nuevo día brillará”, el amor se sintió con “Es por ti”, y “Besaré el suelo” se convirtió en el tema que marcó la noche, pues la expresión corporal de Luz Casal fue más allá de una simple actuación y con ello dejó sentimientos a flor de piel.

Vestida con pantalón y blusa negra, Luz Casal hizo un recorrido por los años 80 y mostró su faceta roquera con “A cada paso”, “Dame un beso”, “Plantado en mi cabeza”, “Rufino”, “Loca” y “Pedazo de cielo”.

“Los llevo desde el año 85 siempre en mi corazón. Hay canciones que abrieron una puerta a mi manera de interpretar y cantar mi música, una vez más: gracias México por haber dado algo tan bello”, expresó la cantante ataviada con un vestido rojo antes de entonar “Piensa en mí”, canción con la cual recordó y agradeció a Agustín Lara y a Pedro Almodóvar.

“Después de regresar a los escenarios (tras el cáncer que la aquejó) decidí expresar mi estado físico y emocional. Existía ya desde hace años una canción que describe con imágenes precisas lo que sentía... el agradecimiento a la vida. He tenido la oportunidad desde ese día de decir todas las noches: gracias a la vida”, dijo Luz Casal como preámbulo al tema de Violeta Parra.

La emotividad en El Plaza Condesa no se detuvo y Luz Casal lució su voz en “No, no y no”, “Un año de amor”, “Lo eres todo” y “Te dejé marchar”, éxitos con los concluyó una velada en la que los asistentes disfrutaron del aroma musical de Un ramo de rosas y Luz reflejó al mismo tiempo delicadeza, energía, pasión y lucha ante la vida, las pérdidas y el amor.