Galería

Por Fernando Domínguez

El Plaza Condesa está formando parte esencial del logro que Fobia ha hecho en el lapso de 5 noches durante un casi un mes. Recorrer noche a noche los discos que han hecho que el nombre de Fobia sea parte importante del rock nacional.

Rosa Venus en el 2005 marcaba el regreso de Fobia a los estudios con un disco más obscuro de lo acostumbrado. Las letras de Paco Huidobro cambiaron para bien logrando acercarse a una generación diferente de fans que, quizás sería la primera vez que escucharan a Fobia.

“Rosa Venus” comenzó a sonar, mostrando la nueva cara de Fobia con Mauricio Clavería en la guitarra, Federico Fong en el bajo y Darío González en los teclados.

Después haberse presentado con este tema, “No Eres Yo” iniciaba en voz de Beto Cuevas una de las tantas sorpresas que nos regaló Fobia, Leonardo se uniría un poco después dejando para el recuerdo esta gran interpretación.

Beto Cuevas se despidió del público no sin antes darse un abrazo con Mauricio Clavería, quien fuera su compañero en La Ley.

Con el público emocionado y con ganas de más, Natalia LaFourcade subía al escenario para cantar “200 sábados”. “No soy un buen perdedor” unía en una sola voz a los fans, tema que en su momento logró ser sencillo de este disco.

Después de “12 pasos”, le daban la bienvenida a La Gusana Ciega con quienes interpretaron “Un Camino y un camión”, mientras Daniel Gutierrez presentaba unos carteles que ilustraban la letra de la canción.

El éxtasis y movimiento de la noche seguía con “2 corazones” en el cual el Abulón saltó al escenario para acompañar a Fobia. La noche avanzaba al compás de “Todas las estrellas” y “Una vida sencilla”.

Luis Navejas de Enjambre fue otro de los invitados de la noche y que cantó junto a Fobia “Muy maniaco de mi parte”.

“Sembrado estrellas” otro tema instrumental que forma parte de este disco mantuvo brincando al público que estaba rendido ante Fobia.

El final esperado llegó con otro invitado, pues Alfonso André tomó la batería para regalarle al público una interpretación memorable de “Hoy tengo miedo”. Así terminaría la quinta noche de Fobiarama, entre aplausos, recuerdos y la comunión de Fobia con el público.