Galería

Por Donají Chávez

Cibelle y su banda en vivo La Shark ofrecieron ayer, 9 de marzo, una noche llena de psicodelia en El Plaza Condesa como parte de la serie Latidos del mundo.

En punto de las diez de la noche, la agrupación londinense fue la encargada de abrir el concierto. El vocalista, con una peculiar cabellera amarilla, vestido con tan solo una camisa, boxer y tenis, cantó ocho temas acompañado por sus cuatro compañeros de banda.

Para sorpresa del público, el cual permaneció sentado en el piso y se mostró desconcertado ante el show que  presenciaba, el músico se bajó del escenario y cantó por toda la zona general del recinto, se sentó entre los asistentes, interactuó con ellos, bailó, hizo marometas, se tiró y arrastró en el suelo y hasta se subió a una mesa.  Así, entre un poco de descontrol, se escuchó el synth pop experimental en temas como “Magazine Cover”, “Prision Palace”, “Your Hole, My Hole”, “I Know What You Did Last Summer” y “A Weapon”, tema en el que Cibelle hizo su aparición en el escenario.

En completa oscuridad, sonidos de jungla emitidos por Cibelle y los integrantes de La Shark, indicaron con “Welcome” el inicio de un viaje liderado por La Sonja Khalecallon, el álter ego de la cantante brasileña, a través de Las Vênus Resort Palace Hotel, el último lugar que quedará en pie sobre la Tierra. 

La historia contada por Cibelle en el álbum conceptual que vino a promocionar sigue un orden y por eso fue necesario que la cantante presentara el tracklist tal cual aparece en el disco.  De esta manera, “Underneath the Mango Tree” precedió al misterio que encierra “Man From Mars”. En una nueva habitación de Las Vênus Resort Palace Hotel, pudo apreciarse la cadencia de un vals y sonidos circenses con “Melting The Ice”; acto seguido, muy sensual, con una introducción a a capela y después entre gemidos, La Sonja cantó “Lightworks” (de Raymond Scott).

El momento nostálgico llegó con una de las mejores canciones del álbum: “Sad Piano”. La espectacular voz de Cibelle invadió e hipnotizó al recinto entre delicadas notas de piano para después llenarlo de alegría y calidez con el tropical punk de “Frankenstein”, el tema en portugués “Escute Bem”, el rock folk de “Mr. and Mrs. Grey” y el country de “TheGun And The Knife”.

En la recta final, La Sonja deleitó a los asistentes con “Sapato azul”, “Braid My Hair” e “It’s Not Easy Being Green”, que entre blues, jazz y música disco, fue el preámbulo para decir “Bye Bye”.