Galería

Por Melissa Moncada

Este viernes, dentro de El Plaza Condesa estaban congregados los fans de Bran Van 3000 que habían deseado en alguna ocasión, desde hace años, verlos en vivo para comprobar que sonaban y prendían tan bien en vivo como en los audífonos mientras caminabas por la ciudad.

Había espacio suficiente para bailar y disfrutar de la fiesta que James Di Salvio y compañía tenían guardada desde los noventa para nuestro país, y aunque el público no estaba formado por solo fans, pues en algunas partes había gente platicando casi todo el concierto, y solo poniendo atención a los hits que conocían (aunque, tristemente, eso ya no es nuevo en esta ciudad), la gente se veía feliz y disfrutando la noche.

El show de Bran Van 3000 ofreció de todo para los asistentes, pues quienes no estaban hipnotizados por la voz y el sensual baile (y cuerpo) de la vocalista, podían perderse en los visuales que iban desde un cuento de niños, imágenes funky o viejas imágenes de Curtis Mayfeld tocando algún instrumento, también hipnotizaban los bailes de la chica jamaiquina que se desplazaba ágilmente por todo el escenario con pasos de baile que contagiaban querer sacudir todo el cuerpo.

Bran Van 3000 intentó abarcar todo su repertorio de discos para el show de El Plaza, y la fiesta se musicalizó con temas como "A tryst", “Go Shopping” (conocida por el OST de Y Tu mamá también), “Rainshine” o la bella y dolorosa “La Dolce Vita”.

James Di Salvio se mostró muy agradecido con el público asistente, repetía en varias ocasiones lo feliz que se sentía de estar por fin en nuestro país y tuvo varias muestras de agradecimiento más allá de solo palabras, pues bajó hacia el público para escoger a una chica que lo ayudara a cantar “Everywhere”, un éxito que el público le estaba pidiendo, pero el nerviosismo de la invitada, solo brindaron un momento divertido y nada de canción.

Di Salvio interactuó mucho de esta manera con el público, cuando el show estaba por terminar, se acercó a las personas de hasta adelante para preguntarles que qué canción querían, y después de escuchar las peticiones, interpretó un fragmento de “Love Cliché” y “Exactly Like Me”, en una canción incluso subió a varios fans a bailar con todos ellos sobre el escenario.

La potencia de las voces en el grupo fueron otro detalle que disfrutamos, pues desde James rapeando, hasta el soul en la voz de BBD detrás del piano, hasta la vocalista invitada que sorprendió a todos cuando salió con unos tubos en la espalda que al abrirse a la paz de su voz cantando la frase “One Love” y convirtiéndose en una bella mariposa, sonaban muy bien.

Los momentos cumbre de la noche, fueron cuando sonaron los hits más esperados, El Plaza bailó y además cantó con todo el guapachoso y romántico sampléo en español de “Astounded” , brincaron lo más alto con la canción que Bran Van 3000 compuso para tocarla en un concierto en Montreal a favor del movimiento Occupy y con la frase “Get up, stand up, put your fucking hands up!” los canadienses lograron despertar toda la energía del público, quien se entregó ya por completo cuando sonó “Drinking in L.A”

Antes de despedirse, Di Salvio preguntó al público si podían volver en otra ocasión, para tocar todas las canciones y bailar toda la noche, a lo que los asistentes de El Plaza Condesa respondieron con un gran grito que provocó a Di Salvio a decir en español: “Todo muy chido” y asì despedirse junto con los demás integrantes de la banda.